Transporte aéreo y cambio climático (1): ¿Emisiones bajo control?

Artículo Especial. Tiempo de lectura mayor a 60 segundos.

La aviación comercial transporta más de 3 billones de pasajeros por año, sostiene 60 millones de puestos de trabajo en el mundo (Airbus, 2015) y es también el servicio “turístico” que ocasiona mayor cantidad de emisiones efecto invernadero desde la industria. Reiteradamente leímos este año que el turismo aporta aproximadamente solo con el 5% del total de emisiones causantes del cambio climático (OMT, 2015) y, si bien el porcentaje mayor pertenece al servicio de transporte (terrestre, acuático), el número parece tan bajo y la industria del transporte tan compleja, que en general dejamos el tema fuera de debate, pero no siempre. De acuerdo a una reciente investigación efectuada por Conscious Travel, los números dejarían de ser tan bajos como parecen a simple vista si analizamos que las emisiones de ambos transportes crecieron un 78-83% entre 1990 y 2010, un 40% más que otros sectores económicos. Peor aún, de acuerdo a los últimos reportes de OACI (Asociación de Aviación Civil Internacional) se estima que las emisiones del transporte aéreo podrían crecer hasta un 270% hacia 2050.

La mayor emisión provocada por el transporte aéreo se relaciona en forma directa con el combustible que consumen los aviones (cantidad y tipo). Hasta tanto se mejore el tipo de combustible que utilizan los aviones (algo previsto mínimamente para 2020), dos posibilidades hoy para reducir las emisiones serían disminuir la cantidad de vuelos o mejorar la eficiencia en el consumo de combustible por avión/ruta. Como se analizó en el panel de inauguración del último Día Internacional del Turismo Responsable este año, ningún servicio ni organismo piensa que la primera solución podría ser factible en un corto o mediano plazo, en consecuencia los esfuerzos se concentrarían, por ahora, en la segunda opción.

La segunda opción depende visiblemente de dos factores, a) de la innovación en los modelos que diseñan las empresas fabricantes de aviones y, b) de las posibilidades (o imposibilidades) de las aerolíneas para modernizar sus flotas en los próximos años.

¿Cuáles son las innovaciones en los modelos de aviones para disminuir las emisiones?

La fabricación de la mayoría de los aviones que utilizan las aerolíneas del mundo se concentra en solo dos grandes empresas, Boeing y Airbus. La línea de Boeing 787 es la última innovación en fabricación de aviones eficientes en ahorro de combustible. Fue utilizada por primera vez en 2011 por la aerolínea japonesa Air Nippon Airlines quien confirmó que la reducción en el consumo de combustible fue de un 21% en la ruta Tokio-Franckfurt, algo más de lo prometido. Un avión 787 tiene un valor de venta promedio de US 200 millones, dependiendo del modelo (la línea tiene precios mas bajos que la anterior 777). El primer vuelo de 787 de ANA conectó los aeropuertos de Narita y Hong Kong con pasajes que se vendieron en una subasta realizada en Internet y usuarios que llegaron a pagar US 34.000 por un asiento en este vuelo.

De lo anterior surgen mínimamente estas preguntas para una segunda parte, ¿cuáles son las aerolíneas que incluyen aviones eficientes en sus flotas?, ¿en qué lugar del planeta está el mayor porcentaje de pasajeros que usan estos aviones?, ¿es necesario que todas las líneas aéreas del mundo se vuelvan eficientes reduciendo sus emisiones?

Princess_juliana_international_airport_approach

 

One thought on “Transporte aéreo y cambio climático (1): ¿Emisiones bajo control?

  1. Pingback: Calculadora de huella de carbono de Sustainable Travel International - Viajero Responsable

Add Comment